Materializa, la biblioteca de materiales innovadores de AIDIMA, a la búsqueda de nuevos materialesEn Materializa, la biblioteca de materiales innovadores de AIDIMA, no sólo identificamos y seleccionamos los nuevos materiales que están en el mercado, sino también los analizamos y los agrupamos en tendencias, para aportar a las empresas del sector del Hábitat una visión de lo que se está desarrollando actualmente por los fabricantes de materia prima, y ofrecerles una idea de futuros proyectos.

Una de las tendencias que se han detectado y de la que vamos a tratar en este artículo es el biomimetismo, es decir, cómo imitar a la Naturaleza para desarrollar aplicaciones humanas. Este concepto de biomimetismo fue iniciado en 1990 por Janine Benyus, una bióloga americana que está convencida de que las próximas innovaciones industriales se basarán no sólo en lo que extraemos de la Naturaleza, sino también en lo que podemos aprender de ella.

Materializa, la biblioteca de materiales innovadores de AIDIMA, a la búsqueda de nuevos materialesBenyus afirma que absolutamente todos los organismos vivos saben responder a sus necesidades vitales respetando los límites de su entorno… Todos excepto uno: el ser humano. Desde el arranque de la época industrial, el Hombre no tiene en cuenta los aspectos naturales, y además, mediante las manipulaciones genéticas, tiende a modificarlos en vez de adaptarse a ellos. Si analizamos bien nuestro entorno, tenemos varios ejemplos que lo confirman. El caso más famoso es el del Kevlar, una poliamida que es la fibra más sólida fabricada por el ser humano. El Kevlar (FM 457), se sintetiza a partir de derivados petroquímicos y ácido sulfúrico, ambos calentados a varios centenares de grados centígrados. Por contra, la seda de la araña, más sólida que el Kevlar y cinco veces más resistente que el acero, se produce sin productos químicos y a temperatura ambiente.

Otro ejemplo conocido es el caso de las flores de loto. Estas plantas poseen un mecanismo natural de limpieza en la superficie de sus hojas, formado por numerosos y microscópicos cristales de cera natural, que no permiten que las gotas de agua entren en contacto con la superficie de las mismas. Las gotas de agua van deslizándose fuera de la hoja recogiendo la suciedad y eliminando su presencia en ella. Es lo que llamamos proceso de auto-limpieza o cómo limpiar sin utilizar detergente u otros productos petroquímicos fabricados por el ser humano. En AIDIMA se desarrollan varios proyectos de I+D sobre nanopartículas para imitar este fenómeno natural de auto-limpieza y utilizarlo posteriormente en nano-revestimientos de materiales, disminuyendo eficazmente la presencia de suciedad de las superficies tratadas y facilitando a la vez su limpieza.

Investigación sobre nuevos materiales basados en la Naturaleza en Materializa

En cuanto a los colores, la mayoría de las pinturas y tintes fabricados por el hombre son compuestos inorgánicos tóxicos. Para los animales y los insectos, sin embargo, el color procede o bien de un pigmento interno, o bien de la estructura de la superficie que mediante refracción, juega con la luz para crear colores. Es el caso de las alas de la mariposa Morpho que parecen de color azul metálico, y que no es producto de la pigmentación, sino un fenómeno de iridiscencia provocado por escamas microscópicas que cubren sus alas. Un fabricante japonés se apropió este proceso para crear una industria textil que incluye estos efectos de colores basados en la estructura (FM 339).

Qué decir de la historia de un ingeniero suizo, George de Mestral, quien, en 1941, tras volver de un paseo por el campo con su perro, se dio cuenta de lo complicado que resultaba desenganchar de sus pantalones y del pelo de su perro los frutos de la bardana. Tras años de investigación, George de Mestral descubrió la existencia de un gancho peculiar en el final de las espinas de la bardana e imitándolo, inventó un sistema de cierre con dos cintas: el Velcro (FM 355).

Entonces, nos podemos preguntar: ¿Por qué no utilizamos más la naturaleza como fuente de innovación? Seguramente el estudio de los modelos naturales y la inspiración de ellos nos pueden ayudar para imaginar nuevos productos, más económicos en recursos naturales y más respetuosos con el medio ambiente.

En Materializa apostamos por estas líneas de actuación, así AIDIMA realizo durante 2011, varias ponencias sobre esta temática, con el fin de familiarizar a las empresas con otras fuentes de innovación en materiales.

Proyecto cofinanciado por los Fondos FEDER, dentro del Programa Operativo FEDER de la Comunidad Valenciana 2007 – 2013.

Share

Deja un comentario