Es bastante probable que exista unanimidad acerca de la siguiente afirmación: “No tener un objetivo es la mejor forma de no llegar a ninguna parte”. La podemos utilizar en cualquier ámbito, desde el de un estudiante hasta el ámbito empresarial, pero es en éste último donde cobra mayor importancia.

Medición del rendimiento de la empresa. Análisis del Negocio.En este contexto la podemos interpretar como que cualquier organización lo primero que debe plantearse y tener claro en todo momento, son sus objetivos, a nivel global en primer lugar y a nivel departamental en segundo lugar. De acuerdo con estos objetivos algunas organizaciones van un paso más allá y tienen un plan estratégico a largo plazo perfectamente definido y documentado. En otras, en cambio, no llegan a dar este paso, pero al menos, de una forma no escrita, sí que existe en la cabeza de la dirección una idea sobre la estrategia de la empresa. Es decir, sobre cómo se quiere llegar a conseguir esos objetivos definidos.

De una forma o de otra, antes de plantear la medición del rendimiento de la empresa es necesario tener definida esa estrategia, ya que antes de medir cualquier cosa, debemos tener claro qué es lo que debemos medir. De no ser así es bastante probable que la información obtenida sirva de poco y que las decisiones tomadas sobre ella no nos lleven a ninguna parte. Y en esto es en lo que consiste la primera fase de un proyecto de Análisis del Negocio, que es el nombre que ha dado AIDIMA al servicio que ofrece a las empresas del sector para medir el rendimiento. En una segunda fase, se selecciona la herramienta más adecuada y se desarrollan los informes e indicadores definidos en la fase previa. Una característica importante de estos proyectos es el uso de herramientas sin coste de licencia con lo que se consigue una reducción importante de costes respecto a otros proyectos similares que incurren en altos costes de licencias y que convierten estos proyectos en retos imposibles para las pequeñas y medianas empresas.

En esta primera fase se ayuda a la empresa a concretar su estrategia, tanto global como para cada departamento y en función de ésta se definen las necesidades de información traducidas en informes e indicadores.

En la última fase del proyecto, el desarrollo realizado se implanta en las instalaciones de la empresa cliente y se forma a los usuarios que lo requieran en su uso.

¿Por qué es necesario medir el rendimiento usando herramientas?

  • Convertir datos en Información. Es habitual disponer de muchos datos guardados en una o varias aplicaciones, pero por sí mismos estos datos no nos dan las respuestas buscadas.
  • Más vale una imagen que mil palabras. La información es más clara si se presenta de una forma gráfica e intuitiva que si se presenta mediante listados.
  • Automatizar el proceso. Sin las herramientas adecuadas hay estudios que concluyen que se dedica solo un 10% del tiempo a analizar la información y el resto a obtenerla y presentarla. Se debe invertir el tiempo en analizar la información, no en obtenerla.

Antes de plantear la medición del rendimiento de la empresa es necesario tener definida esa estrategia, es decir, cómo lograr los objetivos definidos. En esto consiste la primera fase de un proyecto de Análisis del Negocio, denominación acuñada por AIDIMA del servicio que ofrece a las empresas del sector para medir su rendimiento.

Miguel Mansilla
Departamento de Logística y Tecnología de procesos

Si desea que AIDIMA amplíe esta información de interés para usted o cualquier otra relacionada con Símbolo Calidad no dude en contactarnos.

Share

Deja un comentario