Hasta el momento, los dispositivos que existen para evaluar la calidad y la biodegradabilidad de la madera, dependen fuertemente de las condiciones ambientales en que se realiza el control, y también, de las restricciones de las técnicas físicas que usan ultrasonidos, ondas de presión, emisión acústica, vibraciones, microondas, infrarrojos, etc… Además, los resultados que muestran estos dispositivos no suelen tener una interpretación inmediata. Todo esto limita su aplicación en la industria forestal, maderera y en la construcción.

Esas industrias necesitan de dispositivos mejorados y biosensores que aumenten la sensibilidad en la evaluación de la durabilidad, calidad y estabilidad dimensional de la madera. AIDIMA está estudiando desarrollar tecnologías que evalúen de una manera fiable la calidad del los productos de la madera, que aumenten la durabilidad y seguridad y que contribuyan a tener entornos saludables en las casas., Las tecnologías son las siguientes: biosensores y mejora de los dispositivos existentes para evaluar la calidad de la madera.

Share

Deja un comentario