La elección de un plato de ducha para el baño puede ser una tarea muy sencilla o muy complicada, todo depende de la información que tengan los usuarios y la que conozcan de los fabricantes de platos. Aunque también es cierto que cada vez más los fabricantes aportan mayor información sobre los platos de ducha que comercializan.

El primer paso para la adquisición de un plato de ducha pasa por que el producto tenga el Marcado CE. El marcado nos asegura que el plato de ducha cumple con los requisitos legales y técnicos del producto. El Marcado CE se obtiene mediante la norma armonizada UNE EN 14527. El Marcado se desglosa en dos tipologías, el más completo que corresponde a la Clase 1, el cual contempla ensayos de resistencia a agentes químicos y manchas, la estabilidad de la carga, la evacuación del agua y la resistencia a los cambios de temperatura. La información aportada en un Marcado CE de Clase 1 nos indica que el plato de ducha cumple con los requisitos esenciales según el uso al que va destinado. Sin embargo, algunos fabricantes de platos de ducha optan por un Marcado CE de Clase 2, este marcado es mucho menos extenso en su información sobre el producto, ya que los ensayos realizados se limitan a la aptitud para la limpieza y evacuación del agua. Por lo tanto desde AIDIMA recomendamos que cuando vayan adquirir un plato de ducha le comenten al vendedor que el plato de ducha tenga el Marcado CE de clase 1.

Otro aspecto importante respecto a los platos de ducha es la producción de los mismos, no tenemos que olvidarnos que detrás de los platos hay un proceso de fabricación, es muy importante que este proceso haya sido verificado por un responsable especializado en Control de Producción en Fábrica. Con el CPF, el fabricante demuestra que su producción esta estandariza según criterios controlados, desde la fase del diseño, pasando por la formulación, revisando los tiempos de curado, controlando la calidad del producto y correcta gestión de las posibles reclamaciones. El CPF desarrollado por AIDIMA, según la información aportada por el fabricante, nos permite declarar que la producción cumple con los requisitos de Marcado CE, de modo que nos permite generar la etiqueta de Marcado CE que debe ser siempre visible para el usuario final. A continuación os mostramos la etiqueta del Marcado CE de la empresa Solid Surface Industries

solid surfaces etiqueta marcado CE

Este Marcado CE, ya sea de Clase 1 o Clase 2 es una declaración de mínimos y nos aporta muy poca información sobre la resistencia y durabilidad del plato de ducha. Si que es cierto que cada vez son mas los fabricantes, se  preocupan por la calidad de su producto y constantemente quieren añadir más garantías adicionales a través de los informes de ensayo realizados en los laboratorios de AIDIMA. De este modo, aportan información muy útil a los compradores e instaladores de su producto.

Según indica el responsable de ensayos de los platos de ducha de AIDIMA, ya son muchos los fabricantes de platos que aportan ensayos normalizados, que reproducen y aseguran frente algunos de los problemas habituales en nuestra ducha. Así pueden asegurar la resistencia del producto frente al contacto con una plancha del pelo mediante el ensayo de resistencia al calor seco a 180 grados según EN ISO 19712, conocer la resistencia al impacto por la caída de un cristal contenedor de colonia mediante el ensayo de resistencia al impacto por caída de bola EN ISO 19712, asegurar la durabilidad de los colores elegidos para nuestro plato con el ensayo de solidez de los colores a la luz y solidez de los colores al agua caliente según UNE EN 263  y asegurar la estabilidad y durabilidad de la pieza con ensayos de resistencia a la flexión EN ISO 178, absorción de agua, estabilidad térmica y resistencia al agua caliente según UNE EN 263.

También existen otras posibilidades fuera del Marcado CE, como los ensayos de resistencia al deslizamiento, que tanto nos preocupa a los usuarios, sobre todo cuando cambiamos nuestra bañera por un plato de ducha; pensando sobre todo en la seguridad de nuestra accesibilidad. Afortunadamente en este caso, el Código Técnico de la Edificación nos permite clasificar las superficies según su grado de resistencia al deslizamiento en un ensayo realizado en AIDIMA. El CTE habla de Clasificación a Resbaladicidad y nos permite aplicar el conocido como método del péndulo según UNE ENV 12633 que clasifica en grado 1, 2 o 3 siendo el grado 3 el que mejor resistencia al deslizamiento nos aporta. Pero ojo, debemos tener en cuenta que una superficie excesivamente rugosa nos va a permitir dificultar el resbalar en la ducha, pero debemos asegurarnos que esta superficie permita su fácil limpieza y resistencia a agentes químicos como nos exige la norma de Marcado CE UNE EN 14527.

Otro factor importante a la hora de adquirir un plato de ducha es que el fabricante haya sometido el plato a las ensayos correspondientes al deslizamiento y que tenga la etiqueta de resbaladicidad:

Etiqueta de resbaladicidad Solid Bath

Finalmente indicarles que AIDIMA ha ensayado más del 90% de los platos de ducha de resina que se comercializan en el mercado actual, así que ante cualquier duda, estamos a su disposición para ayudarles. Si por el contrario es Fabricante de platos de ducha de resina se puede poner en contacto para realizar los ensayos correspondientes.

Más información sobre los ensayos de platos de ducha

Share

Deja un comentario