Hoy en día el control y gestión de la trazabilidad de los productos que fabrica / comercializa una empresa se ha convertido en una necesidad debido a la cada vez mayor presión que ejercen clientes y consumidores, demandando información transparente de la procedencia de los productos.

En el caso de empresas ligadas al sector alimentario esta necesidad se ve incrementada por imperativos legales como el reglamento (CE) Nº 1935/2004 del parlamento europeo y del consejo, de 27 de octubre de 2004, sobre los materiales y objetos destinados a entrar en contacto con alimentos, que en su artículo 17 especifica, entre otras disposiciones, que “la trazabilidad de los materiales y objetos deberá estar garantizada en todas las etapas para facilitar el control, la retirada de los productos defectuosos, la información de los consumidores y la atribución de responsabilidades”.

Este es el caso del sector de fabricación de envases de madera para uso hortofrutícola, ya que el producto que se fabrica y comercializa entra en contacto directo con productos frescos como frutas y pescado.

Envases de madera de uso hortofrutícola en la exposición “Amueblando el Hábitat de la Mano con la Naturaleza” en la CAC.En este sector la planificación, programación y control del flujo de materiales a lo largo de la cadena de suministro se hace bastante complicado, ya que se reciben pedidos de cliente constantemente, solicitando plazos de entrega urgente (plazo de horas, dada la cercanía geográfica del fabricante de envases a sus clientes). Con cada pedido de cliente se inicia el ciclo de fabricación modificando las cargas de trabajo de las líneas de producción, aprovisionando a las mismas de los materiales necesarios desde el almacén de materias primas, y una vez fabricado el pedido, en muchas ocasiones, sirviéndolo directamente sin pasar por el almacén de producto acabado ni unas pocas horas. Se trata de un tipo de fabricación contra pedido, bajo una filosofía just in time en la relación existente entre el fabricante de envase de madera hortofrutícola y sus clientes.

Esta forma de operar hace muy complicada la adopción de sistemas estandarizados para el registro de información asociada a las operaciones productivas y logísticas que realizan las empresas del sector.

Con el objetivo solventar dicha problemática, siete empresas asociadas a FEDEMCO (Federación Española del Envase de Madera y sus Componentes) han participado en un proyecto ejecutado por AIDIMA (Instituto Tecnológico del Mueble, Madera, Embalaje y Afines) destinado a desarrollar e implantar un sistema de trazabilidad adaptado a las necesidades del sector.

El proyecto se estructuró en diversas fases de trabajo que se resumen a continuación:

  1. Recopilación inicial de información de la cadena de suministro de las empresas participantes. En las propias instalaciones de los fabricantes, se realizó una recopilación de información tanto del flujo de materiales como de su información asociada en la cadena de suministro, con el objetivo de detectar la información clave a gestionar.
  2. Propuesta conceptual del sistema de trazabilidad. En base a la información de la etapa anterior, se conceptualizaron las propuestas iniciales del sistema de trazabilidad.
  3. Definición inicial de documentación de soporte del sistema de trazabilidad. Documentación de los procedimientos y registros del sistema.
  4. Discusión con la empresa (directivos y operarios) de la validez de las propuestas realizadas. Las propuestas conceptuales se debatieron en una primera fase con el nivel directivo de la empresa. Una vez consensuadas las propuestas del sistema de trazabilidad, estas se llevaron en una segunda fase de discusión con el nivel operativo de la compañía (operarios de producción, almacén, etc.), necesarios para el correcto funcionamiento del sistema.
  5. Redefinición de la documentación propuesta, adaptándola a las necesidades concretas de cada empresa participante en el proyecto. En base al fed-back recibido en la etapa anterior se redefinieron partes del sistema de trazabilidad según las necesidades mostradas por cada empresa en particular.
  6. Puesta en marcha del sistema. El sistema se implantó progresivamente en la empresa, hasta que fue asumido en todos los niveles de la empresa. Como paso previo a la implantación de procedimientos y registros en planta, se utilizó la metodología de las 5 eses para aportar el orden y organización necesario en el entorno de trabajo. Se realizaron diversas sesiones de seguimiento para validar la correcta implantación del sistema.

La presente metodología ha sido empleada para la definición e implantación del sistema en siete pymes del sector de la Comunidad Valenciana. A continuación se resaltan algunas conclusiones y aspectos considerados como clave por el equipo de proyecto de AIDIMA encargado de la ejecución del proyecto, para la implantación exitosa de un sistema de trazabilidad en el sector.

  • Necesidad de un conocimiento profundo de las operaciones productivas de la empresa así como de los flujos de materiales e información asociada.
  • Necesidad de implicación y motivación del personal operativo de las líneas de producción y almacén.
  • Necesidad de adaptar el sistema de trazabilidad a las necesidades particulares de cada empresa.
  • La metodología de las 5 eses se ha revelado como una herramienta útil para modificar el entorno de trabajo, de modo que se facilite la incorporación de procedimientos y registros necesarios para implantar un sistema de trazabilidad adaptado a las necesidades del sector.

Juan Del Agua Navarro.
Departamento de Embalaje y Transporte de mercancías de AIDIMA

Miguel Ángel Nadal Martínez.
Departamento de Formación y desarrollo de RR.HH de AIDIMA

Share

Deja un comentario