La Agencia Europea del Medio Ambiente (EEA por sus siglas en inglés) ha presentado dos informes sobre la reforma fiscal ecológica (Environmental Tax Reform, ETR), donde la EEA subraya que los gobiernos europeos conseguirían reducir el impuesto sobre la renta, aumentar la innovación y reducir la contaminación, mediante la correcta introducción de ciertos impuestos ambientales que revertieran nuevamente en sus economías nacionales.

Sede de la Agencia Europea del Medio Ambiente

La EEA sugiere que la reforma contemple mayor carga de impuestos para las actividades dañinas para el medio ambiente, como el uso insostenible de los recursos o la contaminación. De este modo, se lograría aplicar el lema de “quien contamina paga”, obtener ingresos extra para las arcas públicas, conseguir beneficios ambientales por la concienciación del ciudadano y crear empleo.

En los estudios de la Agencia se subraya que “con el aumento de impuestos sobre la contaminación y otras actividades perjudiciales para el medio ambiente, los gobiernos pueden usar fondos adicionales para proporcionar incentivos a la innovación, tales como el desarrollo de energías renovables”. En lo que se refiere a la creación de empleo, la EEA incide en que los efectos económicos más amplios de la reforma fiscal ecológica aplicada en Alemania han sido excelentes, donde se crearon unos 250.000 puestos de trabajo a raíz de su introducción.

Si desea que AIDIMA amplíe esta información de interés para usted o cualquier otra relacionada con Símbolo Calidadno dude en contactarnos.

Share

Deja un comentario