El laboratorio del mueble de AIDIMA considera que la estabilidad es la capacidad de un asiento cargado a soportar fuerzas que tiendan al vuelco, de acuerdo con las norma europeas empleadas.

Colocación del asiento en ensayo de estabilidad delanteraPara simular esta capacidad se emplean masas, colocadas en los puntos más desfavorable o que presentan mayor tendencia al vuelco, aplicando fuerzas en el punto de apoyo de dichas pesas. Con esta combinación de fuerzas se simula que una persona (sustituida por las pesas para realizar el ensayo) se sienta en uno de los puntos conflictivos y realiza el movimiento para levantarse o sentarse (simulado por las fuerzas horizontales).

Las fuerzas se ejercen perpendicularmente al punto de aplicación de las pesas, colocadas sobre un útil de carga que reproduce la superficie de contacto del cuerpo con el asiento. En el caso de una silla o un sillón estas pesas se colocan sobre el borde delantero del asiento, sobre el reposabrazos (si dispone o sobre el lateral del asiento si no dispone de reposabrazos) y en el punto del asiento donde reposaría el cuerpo de la persona si estuviese sentada; las fuerzas se aplican estirando hacia delante, hacia el lateral y empujando el respaldo hacia atrás, respectivamente. Este proceso se repite cinco veces en cada una de las comprobaciones de la estabilidad (delantera, lateral y trasera) para asegurarnos que los valores obtenidos son los correctos. Para la aplicación de las fuerzas se utiliza un dinamómetro calibrado que permite la aplicación de las mismas de forma gradual obteniendo, así mismo, el registro de la magnitud de la fuerza de vuelco.

Fuerza de vuelco en ensayo de estabilidad delantera.En el video se muestra la estabilidad delantera de una silla sobre un suelo plano, rígido, liso y horizontal donde se le ha colocado el peso en el borde delantero y, a través de un dispositivo que permite la deformación libre del asiento realizamos la fuerza de tracción para provocar el vuelco. Al aplicar la fuerza con la máquina nos aseguramos que en todo momento la fuerza aplicada es perpendicular a las masas aplicadas.

El procedimiento para la comprobación de la estabilidad de asientos con reposapiés, es análogo al del vuelco delantero, cambiando el punto de aplicación de las pesas y las fuerzas del asiento a la barra el reposapiés.

En el caso de comprobar la estabilidad en sillas de oficina existe un ensayo adicional consistente en colgar una pesa de 27 Kg. sobre una esquina del borde delantero del asiento, registrando si la silla vuelca o es estable por sí misma.

Existen ensayos complementarios a estas estabilidades, referidos a asientos de geometría variable que deben ser sometidos a los ensayos de basculación, balanceo o inclinación. Para la estabilidad de asientos basculantes, se posiciona el asiento en la posición más inclinada, apoyando once discos, de 10 Kg. cada uno, sobre el respaldo. En el caso de comprobar la estabilidad de mecedoras, se colocan sobre un suelo de caucho o de moqueta y posteriormente se carga con ocho discos de 10 Kg. cada uno apoyados sobre el respaldo, haciendo bascular la mecedora hacia delante lo máximo posible, dejándola desde esta posición libremente para comprobar si en su recorrido se produce el vuelco. Para el estudio de la estabilidad en asientos reclinables con y sin reposapiés se colocan tres discos sobre el reposapiés o sobre el asiento, respectivamente, y sobre el asiento se apoyan firmemente ocho disco, comprobando la tendencia al vuelco del asiento.

Vuelco del asiento en ensayo de estabilidad delanteraEn AIDIMA tampoco nos olvidamos de la seguridad en el mobiliario de exterior, realizando ensayos de estabilidad a tumbonas. Los ensayos adicionales para la determinación de la posibilidad de vuelco en este tipo de asientos, se centran en lateral y en el  frontal. Para la revisión de la estabilidad lateral se aplican dos fuerzas simultáneas en el borde de uno de los laterales separadas entre sí 600 mm, simulando el efecto de dos personas sentadas en el borde la tumbona. En el caso de la estabilidad frontal se ejerce una fuerza hacia abajo en la parte de las piernas, colocando el respaldo en la posición más elevada posible. En estos casos no hay que aplicar más fuerzas externas para provocar el vuelco.

Otras comprobación similares realizadas en AIDIMA son las estabilidades de mesas, consistente en aplicar una fuerza vertical en el borde del lado que sea más probable que se produzca el vuelco. La magnitud de la fuerza varia según la longitud del lado más largo de la misma, variando entre 100 N (para las superficies auxiliares de la mesa) y 400 N (para mesa con longitudes mayores de 1.600 mm).

La estabilidad del mobiliario contenedor, destinado a almacenar objetos (como pueden ser estanterías, vitrinas, cómodas, armarios para el baño, etc… ) se realiza en un suelo inclinado para simular las irregularidades de emplazamiento donde vaya a ser utilizado. Los ensayos de ensayos se realizan con los muebles cargados y descargados, con los elementos abiertos y cerrados, ejerciendo fuerzas sobre el armazón del mueble y sobre los elementos extensibles así como en las puertas batientes.
Fuerza horizontal del asiento en ensayo de estabilidad delanteraEn el Laboratorio del Mueble cuidamos especialmente la estabilidad del mobiliario infantil (tales como cunas, tronas, cambiadores…). Para comprobar la resistencia al vuelco en cunas, se coloca el somier en la posición más alta posible; sobre uno de los laterales más largos, por el interior de la cuna, se coloca un peso de 10 Kg. y en el centro del mismo lateral se aplica una fuerza horizontal hacia fuera de al menos 30 N. Si lo que tratamos de comprobar es la estabilidad de cambiadores, el procedimiento será el siguiente: colocaremos una barra de ensayo sobre el área de cambio de manera que sobre uno de los extremos a una distancia de 50 mm del borde del cambiador colgaremos un peso de 20 Kg., y a 100 mm  sobre la barra colocaremos 5 o 15 Kg. según se trate del lado más corto o del más largo, respectivamente. En la estabilidad de tronas, al igual que en el caso de asientos, se distinguen tres tipos:

  • Estabilidad delantera, consistente en colocar una masa de 5 Kg. sobre el borde delantero del asiento y ejercer una fuerza horizontal hacia fuerza de, al menos, 25 N, sin que vuelque la trona
  • Estabilidad trasera, en este caso colocaremos perpendicularmente al respaldo una barra, y a 140 mm medido hacia atrás del respaldo ejercer una fuerza de 150 N.
  • Estabilidad lateral, situamos la barra paralela al respaldo y perpendicularmente al asiento de manera que a 140 mm medidos hacia el exterior de la trona podamos ejercer una fuerza vertical hacia debajo de, al menos, 1450 N si que se produzca el vuelco.

Si desea que los técnicos de AIDIMA amplíen información sobre este ensayo o sobre el ensayo de tolerancia al rayado, o sobre el ensayo de resistencia a impactos y caídas no dude en contactarnos.

Share

Deja un comentario