Los ensayos de fatiga simulan los movimientos repetitivos en determinadas partes del mueble cargado, que deben ser soportados durante un largo periodo de uso. En el caso que nos ocupa de cajones, se tiene por objeto determinar el comportamiento de las guías y correderas de los cajones ante un número determinado de ciclos de apertura y cierre del cajón.

ensayo-resistencia-aidima-foto-1

Para comenzar el ensayo el cajón debe posicionarse de manera que este se encuentre cerrado, este punto será el inicio y el final de ciclos

Los ciclos o número de repeticiones para la Norma española se encuentran entre 10.000, 15.000, 30.000, 40.000 o 60.000 ciclos, dependiendo del tipo de uso al que vaya destinado el mueble: doméstico normal, público cuidadoso, doméstico severo, publico normal o público severo. En el caso de mobiliario de oficina se realizan un total de 50.000 ciclos, mientras que en el mobiliario de cocina los ciclos son 40.000, por último; en el mobiliario destinado a baño los ciclos son 20.000.

Abrir (evitando forzar los topes) y cerrar el cajón o el elemento de extensión constituye un ciclo, en el caso que el cajón no disponga de tope de apertura la posición de cierre total se encuentra en un punto a 1/3 de la longitud interna del cajón, o por lo menos que (100 + 10) mm permanezcan dentro del armazón.

Los cajones sometidos a ensayos de fatiga serán cargados de forma uniforme, teniendo en cuenta el volumen interior, en función del uso al que van destinados. El resto del mueble también permanece cargado simulado su uso habitual, en lugar de una sobrecarga como es el caso del cajón ensayado.

ensayo-fatiga-aidima-foto-2

En la apertura máxima del cajón se distinguen dos caso. Uno de ellos es si dispone de limitador de apertura en cuyo caso se abrirá hasta el punto de parada del tope (sin forzarlo). El otro caso es que no disponga de tope, en cuyo caso se abrirá hasta que un tercio o 100 mm del cajón permanezca en el interior del modulo, la que sea menor de las dos.

Antes y después del ensayo de durabilidad debe realizarse una comprobación de funcionalidad y aspecto de los elementos ensayados y de las guías, incluyendo la comprobación de las fuerzas necesarias de apertura y cierre. La magnitud máximas de dichas fuerzas oscilan entre los 70 N para la Norma española y los 50 N para el resto de Normas. En la Norma española, además se requiere que la fuerza máxima para mantener el movimiento no sobrepase los 45 N. El punto de aplicación de las fuerzas de apertura y cierre se haya a la altura de los tiradores, en caso de no disponer se sitúa a nivel de las guías o por encima de las mismas.

La cadencia o frecuencia máxima es de 6 ciclos/minuto, con una posible pausa en cada ciclo en la posición de cerrado.

ensayo-comprobacion-funcionalidad-aidima-foto-3

Los equipos de fatiga de cajones disponen de una célula de carga que detectan la rotura o la fuerza máxima predeterminada (la que indica la norma) que debe hacerse para abrir el cajón. En caso de detección el dispositico de apertura automática se detiene, indicando los ciclos alcanzados hasta el paro de emergencia. A la vez, el dispositivo está dotado de un autómata programable que almacena los datos de interés del ensayo, tales como ciclos realizados, fuerzas de apertura y cierre en cada ciclo.

A petición de los clientes y de mutuo acuerdo con AIDIMA, es posible modificar el procedimiento de ensayo variando el número de ciclos, para el estudio de la vida útil de las guías o variar la carga para comprobar el máximo peso que sería capaz de soportar el cajón durante un número acordado de ciclos.

El ensayo de fatiga de fatiga de cajones se complementa con ensayos de resistencia sobre el elemento a cargas estáticas, como pueden ser:

•    Apertura y cierre brusco
•    Desplazamiento del fondo
•    Resistencia de las guías
•    Carga concentrada en los extremos

Si desea que los técnicos de AIDIMA amplíen información sobre este ensayo no dude en contactarnos.

Share

Deja un comentario