Cuaderno del Habitat 2010/2011, desarrollado por el Observatorio de Tendencias del Hábitat¿HACIA DÓNDE EVOLUCIONA NUESTRO CONSUMIDOR? ¿HACIA DÓNDE DEBEN EVOLUCIONAR LAS EMPRESAS?

El Observatorio de Tendencias del Hábitat es una iniciativa puesta en marcha gracias al apoyo de la Conselleria de Industria, Comercio e Innovación a través del Instituto de la Mediana y Pequeña Industria valenciana (IMPIVA), que se desarrolla conjuntamente por parte de AIDIMA, el Instituto de Tecnología Cerámica, ITC, y el del textil, AITEX. Sus resultados se obtienen a partir del estudio y análisis continuo de tres factores: los estéticos, socioculturales y de consumo, que impulsan la generación de las tendencias del hábitat. Los resultados conforman lo que se conoce como el Cuaderno de Tendencias en el Hábitat, vinculadas a una serie de claves socio-culturales y del mercado.
¿HACIA DÓNDE EVOLUCIONA NUESTRO CONSUMIDOR? ¿HACIA DÓNDE DEBEN EVOLUCIONAR LAS EMPRESAS?

El Observatorio de Tendencias del Hábitat es una iniciativa puesta en marcha gracias al apoyo de la Conselleria de Industria, Comercio e Innovación a través del Instituto de la Mediana y Pequeña Industria valenciana (IMPIVA), que se desarrolla conjuntamente por parte de AIDIMA, el Instituto de Tecnología Cerámica, ITC, y el del textil, AITEX. Sus resultados se obtienen a partir del estudio y análisis continuo de tres factores: los estéticos, socioculturales y de consumo, que impulsan la generación de las tendencias del hábitat. Los resultados conforman lo que se conoce como el Cuaderno de Tendencias en el Hábitat, vinculadas a una serie de claves socio-culturales y del mercado.

Cristina Revert Carreres
Dpto. Análisis de Mercados y Estrategia

El Observatorio de Tendencias del Hábitat, desde su nacimiento en 2005, pretende ser un sistema de generación y difusión de conocimiento relativo a las tendencias en el hábitat al servicio de las empresas. Por ello y un año más, edita el ‘Cuaderno de Tendencias Hábitat 2010/2011‘, fruto de una investigación continua de las principales variables que afectan al consumidor y al hábitat, donde no sólo se plasma la evolución de las tendencias del producto dentro del hogar, sino que se definen también las líneas de cambio sociocultural (evolución del consumidor) y las nuevas estrategias de mercado que las empresas utilizan para dirigirse al usuario actual. Pero ¿cuáles son esos cambios?

El consumidor, motor del cambio en las tendencias de producto
Los importantes cambios que ha sufrido la situación financiera y económica actual han sacudido la conciencia del consumidor, provocando transformaciones como una mayor moderación en el consumo o el incremento de la preocupación por aquellos valores que afectan a la sociedad en conjunto (preocupación por el entorno, el bienestar y una mayor capacidad de empatía hacia problemas ajenos). El usuario ha modificado su lógica para la adquisición de productos buscando el bienestar sin excesos, el consumidor intenta así racionalizar el consumo (el consumidor intenta evitar todo lo superfluo en los productos que adquiere). Sin embargo, la bonanza del ciclo económico anterior, ha impreso una huella difícil de borrar: el consumo hedónico (orientado a saciar deseos), que no siempre es coherente con los planteamientos de racionalidad y consumo moderado. Aparece en determinados consumidores una ‘ilusión de racionalidad’, sobre todo en aquellos que no son capaces de ajustar el consumo a su situación económica.  Ello se traduce en que los usuarios necesitan pensar en aquello que adquieren, necesitan que tenga un sentido y que responda a una necesidad o deseo concreto. Se trata, por tanto, de dar profundidad y explorar el valor real de las cosas, lo que supone un cambio en el consumo, mucho más acusado en mercados del lujo.

Todo ello influye en los productos que rodean al hábitat, así en el cuaderno se definen siete tendencias de producto:

  • SUBLIME BY HAND: como una nueva manera de apreciar la exclusividad, donde se reconcilia el know how tradicional del artesano con una interpretación creativa y personal del diseñador. Cada producto contiene una historia, una personalidad única y una sabiduría ancestral.
  • THE ESSENTIALS: Donde toma fuerza la idea del “buen diseño”, el cual recupera su auténtica vocación: mejorar la calidad de vida de las personas. Así, los objetos que conforman nuestro día a día deben ser impecables y sobretodo “útiles”, de forma que resuelvan nuestras necesidades, ya sean funcionales o emocionales.
  • NEW CLASSICS: Los mercados del lujo, cada vez están menos ligados a la idea de exhibir, de destacar o sorprender y más cercanos a valores más seguros como  la calidad y la excelencia del diseño racionalista. Sigue siendo crucial la marca y el diseño de autor, pero dirigidos hacia la creación de “nuevos clásicos del diseño”.
  • BASIK & RAW: Busca formas de comprometerse y conciliarse con el medio en el que vivimos, enfrentándose la cultura del kleenex, donde se proponen nuevos productos de forma continua y en muchas ocasiones innecesaria. Se trata, entonces, de diseñar pensando en “sacar el mayor partido” a todo lo ya existente, aprovechándolo al máximo y generando productos a través de combinaciones de los ya existentes.
  • EVERYDAY SOLUTIONS: La valoración de los objetos se basa en su capacidad para resolver problemas cotidianos, el punto de partida a la hora de concebir estos productos es tener en cuenta las nuevas situaciones del usuario (reducción de espacio, estancias multiusos, nomadismo, pisos compartidos…). Se proponen productos dinámicos, ingeniosos y prácticos que simplifican y facilitan las acciones diarias.
  • ONCE UPON A FUTURE: Reflejo de la comunidad interconectada, donde la frontera entre lo tangible y lo virtual está muy próxima. El diseño en esta línea trabaja la interfaz con el fin de obtener un “low tech” al alcance de todos. Se trata de imaginar el futuro para poder diseñarlo.
  • MIND THE GREEN: Ya no se trata sólo de hacer más eficiente lo que ya tenemos (reducir, reutilizar y reciclar) si no de plantear cambios paradigmáticos en cómo estamos haciendo las cosas, lo cual exige una nueva mentalidad. Así, los objetos se diseñan junto a su ciclo natural de vida, teniendo en cuenta los materiales y recursos que se van a consumir, cómo se van a utilizar y cómo vuelven a la naturaleza de forma provechosa o son reincorporados de nuevo en los ciclos industriales.

Estas tendencias deben servir a las empresas para diseñar nuevas oportunidades de negocio y nuevas propuestas, integrar este tipo de información en la gestión de la empresa aporta una visión de conjunto mucho más rica, sobre la evolución de los productos y lo más importante sobre la evolución social en general y de los individuos en particular, manteniendo a la empresa informada de los cambios que se producen en su consumidor, permitiéndole así adecuar la propuesta de valor a su cliente final.

Por ello el Observatorio de Tendencias del Hábitat, integrado por AIDIMA (Instituto Tecnológico del Mueble, Madera, Embalaje y Afines) junto con ITC (Instituto de Tecnología Cerámica) y AITEX (Instituto Tecnológico Textil), trabajan juntos para poner a disposición de las empresas del sector del hábitat este tipo de información, que permita reforzar las decisiones estratégicas y generar resultados que permitan la diferenciación de las empresas.

Si desea que los técnicos de AIDIMA amplíe información sobre este o cualquier otro tema, no dude en contactarnos.

Share

Deja un comentario